LA MENTA Y SUS BENEFICIOS


Nombre científico: Mentha spicata L.


Nombre común: Mentas otros (nemorosa, o menta mojito cubano)


Familia: Lamiaceae

La menta es una hierba perenne, rastrera, con las ramas angulosas, lampiñas o ligeramente pubescentes, hojas opuestas, oblongas, de superficie rugosa y margen aserrado, cortamente peciolada.

Propiedades y usos curativos de la menta

Es antiséptica y anti-pruriginosa:

Triturar las hojas de menta fresca con un poco de agua y aplicar el zumo en el rostro puede calmar infecciones, erupciones y el acné. También se pueden tratar las picaduras de insectos o las mordeduras de algún animal. Al aplicar directamente en quemaduras y cortes, esta hierba ayuda a la cicatrización y curación de las heridas y evita que se infecten.


Repelente:

Contienen propiedades repelentes e insecticidas. Actúan en el control de hormigas, polillas, gorgojos, pulgones, moscas de la fruta, mariposas de la col y garrapatas en animales domésticos.


Formas de utilización

  • Las hojas frescas frotadas sobre la piel sirven para proteger de las picaduras de insectos
  • Para el control de garrapatas en animales domésticos se espolvorea la piel del animal y las zonas en donde éste descansa con hojas secas trituradas. Otra forma de utilización para este fin, es realizar una infusión concentrada de la planta y emplear el agua para bañarlos.
  • Para el control de polillas se colocan bolsas de tela con hojas secas dementa dentro de los armarios y entre la ropa.

Trata problemas respiratorios

Las afecciones y las infecciones respiratorias pueden ser reducidas debido a un componente principal de la menta: el mentol. Este disminuye la congestión de la garganta, los pulmones y la nariz.

Además de ello, con la menta se pueden tratar la tos persistente, la bronquitis y el asma. Esto se debe a que tiene la función de ‘abrir’. No es casualidad que los medicamentos para la tos, por ejemplo, tengan menta.

Cura problemas del aparato digestivo

Es uno de los usos curativos de la menta más conocidos. Desde hace cientos de años, se usa la menta para las enfermedades del estómago. Sirve para aumentar el apetito y calmar la indigestión y es muy buena para la distensión abdominal y la flatulencia.

Su aroma fuerte y penetrante hace que las glándulas salivales se activen, lo que estimula, a su vez, la producción de enzimas en el estómago. Asimismo, relaja los músculos abdominales y es ideal para curar los ardores o reflujo gástrico.    


Facebooktwittergoogle_plus

Etiquetas: